Koru Espirulina

Acebo, Cáceres, Extremadura

Alimentación y Bebidas

Koru Espirulina es una planta de cultivo artesanal de espirulina. Nos encontramos en plena naturaleza en el corazón de la Sierra de Gata (Acebo), rodeados de bosque autóctono y alejados de núcleos urbanos. Un entorno natural donde se respira aire limpio y que posee un agua de gran pureza.

Koru Espirulina es una empresa sostenible y respetuosa con el medio ambiente. En este sentido, el agua utilizada para el cultivo proviene de un manantial ubicado en el propio terreno y la electricidad necesaria se obtiene de paneles solares. Nuestra espirulina crece en el interior de un invernadero lo que la protege de posibles agentes externos.

Para llevar a cabo este proyecto, además de nuestros estudios universitarios en Ciencias del Mar nos hemos formado durante años en una planta de cultivo francesa pionera en Europa. Su experiencia ha sido fundamental en nuestra formación y les estaremos siempre agradecidos.

Nuestra prioridad es cuidar la calidad de la espirulina para mantener intactas sus excelentes propiedades nutricionales. Para ello realizamos un suave secado a baja temperatura (40-45 ºC) en un secador solar. Como resultado obtenemos unas novedosas hebras de espirulina de gran calidad para que puedas incorporarlas en tus recetas de cocina diaria (ensaladas, arroces, yogures, zumos o batidos, etc..).

Conoce Koru Espirulina

¿Qué es la espirulina?

El alga espirulina ha sido catalogada por la comunidad científica como el “súper-alimento del futuro”, debido a sus propiedades nutricionales.

Tal es el beneficio que estas algas aportan a la dieta humana que han sido recomendadas por la ONU, junto a otras microalgas, para combatir la malnutrición así como en casos de emergencias humanitarias. También ha sido integrada en la dieta de las personas que realizan viajes espaciales de la NASA.

La espirulina es un alga unicelular que tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color verde azulada por la presencia de clorofila que le da el color verde y de ficocianina, pigmento que le da el color azulado.

Desde el punto de vista de la ecología, el cultivo del alga espirulina no sólo favorece la disminución de CO2 atmosférico sino que es la producción más efectiva de proteínas en función de los requerimientos de agua y terreno. Por otro lado la generación de residuos o desechos es prácticamente nula.

Son muchos los deportistas que consumen espirulina para mejorar su rendimiento deportivo. Muchos entrenadores deportivos la recomiendan porque además mejora la recuperación tras el esfuerzo y estimula el sistema inmunológico.

El 99% de la espirulina que hay en el mercado es industrial y su calidad se ve mermada por su forma de procesado. En KORU Espirulina nos decantamos por un procesado artesanal para ofrecer espirulina de calidad.

¿Quieres contactar?

Envíanos tus datos y los del proyecto o emprendedor que te ha gustado y os pondremos en contacto para que podáis seguir colaborando juntos. ¡Muchos éxitos!